Poesía:

Señales y caminos

Por: Javier R. Cinacchi
"Poesias de la vida, libro 2"
Sexta edición


Misteriosos los rumbos de la vida,
sus sendas cual autopistas nuevas,
con finales de rutas a veces desconocidos,
envuelven, enredan y se presentan,
con dudas de a dónde llevarán.

Repentinos caminos nacen,
viejos caminos sucumben,
se desmoronan de repente.
También personas van y vienen,
te dejan atrás o se enlentesen.

¿Cómo reconocer los caminos?
Por las señales que muestran.
Un día estaba seguro
del cartel gigante que veía,
pero lo ignoré como un tonto.

Decía lo que no quería.
¿El amor es ciego, te vuelve bobo?
El problema es el no pensar,
uno aprende, a veces... pero...
¡Ya se ha tomado una ruta!

Observando las huellas
los carteles y las gentes,
en la vida las querellas;
mejor no apresurarse,
y pensar si seguir o cambiar.