Poesía:

Era un falso traidor

Por: Javier R. Cinacchi
"Poesias de la vida, libro 2"
Sexta edición


(Levantó su humilde taller con gran esfuerzo,
alguien esta historia real me contó.
Empleó un trabajador y hasta vivienda le brindó,
pero este renunció y traidor, en juicio destrozó.)

“Traidor se ha burlado de mis sentimientos,
comió sentado junto a mí y aún abrazado,
caminó a mi lado como muy buen amigo,
pero todo fue falso, su puñal clavó.

Estando desprevenido de mi oculto enemigo,
se manifestó provocando daño y dolor.
Se alejó preparado... su odio desató...
y “la justicia” apoyó al oportuno...

Le di un lugar y un trabajo,
en juicio intentó quitarlo todo.
Desesperado luchando por lo mío,
y él tranquilo esperando el robo.”

...Aguardando botín está el traidor,
cuan león sin conciencia al asecho,
de aquel que como amigo tendió su mano.
Pero al honrado trabajador lo encontré trabajando.

El traidor dejará de ser traidor, uno en un millón.
Me pregunto: ¿La justicia apoya al engañador,
condenando al amigo solidario que ayudó?
¿Y ahora? ¿Cómo confiar en otros?