Poesía:

Viernes de otoño tardío

Por: Javier R. Cinacchi
"Poesias de la vida, libro 2"
Sexta edición


Grises nubes en su sereno movimiento,
marchando impulsadas por el viento,
ocultando la luna y estrellas,
hacia su destino en lloro.

Hojas de árboles decoran el suelo,
con un matiz distinto y único,
dejando al árbol desnudo
que realiza cortes sus ramas al viento.

Solitaria se vuelve la noche,
se serena la ansiosa ciudad,
y figuras inciertas emergen,
formadas entre las sombras.

El aire se siente fresco,
se escucha su movimiento,
invisible e imponente,
marcha incansable sin freno.

Un fino vidrio me separa,
adentro tibieza y la lámpara
que chocando átomos encandece
la que luz emana.

Errantes y vagabundos sonidos,
se asoman irregulares,
desde el ladrido al motor ruidoso,
susurros y gritos del mundo,

...que en un ave cantan,
...que en un trueno estremecen.
La fría noche avanza,
en irrepetible viernes.

Distinto que otros pasados…
Al oírle y contemplarle,
absorto en el tiempo que transcurre,
observo otoñal época en su tardío.

De la naturaleza su poema,
en esta estación que volverá,
trayendo sus escenas,
susurros y truenos riman.