Poesía:

Desconfianza que no muere

Por: Javier R. Cinacchi
"Poesias de la vida, libro 2"
Sexta edición


No comprendo el porqué, aveces ha ocurrido,
que en desconfianza he oído lo no dicho;
aún entendiendo y comprendiendo todo,
pienso como si se me dijera claro lo contrario.

Pudieran retumbar como trueno,
golpear las mismas palabras cuan olas;
siempre iguales y en el mismo sentido,
incluso enredar cuan araña con su tela
el pensamiento expresado sin dejar huida;
no obstante, mi idea, sigue estancada y fija,
si viene tornado en su furia,
o calma apacible, susurrante y bella.

La idea fijada, inmutable roca continúa,
entonces pido o no, disculpas por la desconfianza;
y dudando continúo con que no habrá problema,
en decir y expresar las palabras en forma legal.

Inequívoca, clara, firmada en contrato.
Es entonces que llega el silencio;
respuesta afirmativa no recibo,
y si un “sí” rotundo se vuelve concretado…
¡No comprendo porque sigo dudando!
Es la testadura idea inamovible ya sin sentido,
raíz viva y amarga en oculto,
en lo profundo, el inentendible miedo.

La desconfianza absurda,
presentimiento o temor.
¡Quien sabe porqué quimera!
Equivocado o extremo precavido.