Poesía:

La vida

Por: Javier R. Cinacchi
"Poesias de la vida, libro 1"
Quinta edición

XVII
Cada uno vive hasta que se detiene
aunque sea respirando su resignación.
Vivir ya es desear cambiar algo para bien,
algunos muertos, resucitan ardientes;

incluso varias veces, reviviendo.
Mundo loco y colorido,
deseo seas eterno,
y no seas destruido.

Con guerras idiotas, provocados por tontas,
cabecitas locas, descontentas de la vida.
O buscando simplemente ellas sus ideas.
Pudiendo manejar gentes, logran su fuerza.

El soldado nunca debiera,
pelear por injusta causa,
allí, su guerra que sea esta:
ofrendar sus armas a la tierra.

XVIII
Con una sonrisa interna contestarle,
a la vida cuando haya tormenta,
y que el alma no esté sin fuerza,
para con amor seguir adelante.

Caerse y levantarse,
en un mundo de misterios;
hay que perseguir el logro
si se desean sueños.

Sin amor la vida no existe,
sin amor no escribiría este poema,
no tendría razón de ser.
Sin amor en ti, no te quedes nunca.

XIX
Continuar pese a la derrota...
¡continuar viviendo!
aún sin esperanza,
aún siendo despreciado.

Veo arboles que pelean
en un seco techo,
con sus raíces en una grieta,
sus ramas elevan al cielo.

He visto la mujer más bella,
y no le dije un solo verso,
su poesía se estrella
en todo mi ser interno.

Y no pude.
Menos, darle besos.
Y temo perderme
en sus infinitos.

Y más dolores tuve,
y continúo teniendo,
pero, se sigue.
Ser mejor, intento.